sábado, 14 de noviembre de 2015

Las bibliotecas escolares y su función en la promoción de la lectura


Fuente: http://blog.smconectados.com/
Además de leer en casa, motivados por padres y madres, y de leer en clase aquellos textos señalados por el programa de estudios,
— con prácticas activas y dinamizadoras más allá del préstamo de libros—, que animen e impliquen al alumnado en su propio aprendizaje y fomenten su interés en la lectura, así como en el descubrimiento de autores, géneros y disciplinas relacionadas. Una biblioteca puede estar llena de títulos y de otros materiales, pero si no logramos que dichos elementos sean apreciados y utilizados por alumnos y profesores, resultarán del todo ineficaces en su servicio.
Son muchos los equipos docentes que se preocupan y desarrollan planes de trabajo a través de la biblioteca escolar. Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer hasta que estas prácticas se conviertan en herramienta educativa habitual en todos los centros escolares españoles. Es por ello que en este artículo queremos proponer ideas útiles y mostrar el buen trabajo realizado por distintas comunidades educativas, que dedican tiempo y esfuerzo en sacar provecho al espacio bibliotecario para enriquecer aún más la formación de nuestros niños y jóvenes.
¿Qué puede ofrecer una biblioteca escolar?
A la hora de planificar estrategias didácticas y actividades para la biblioteca escolar, primero hay que tener en cuenta a los alumnos, por supuesto, aunque también es importante pensar en elequipo docente y en los padres y madres del alumnado. Es primordial, dentro de las posibilidades de cada centro, la existencia de un fondo bibliográfico profuso y variado en títulos y materias, al que la comunidad escolar pueda acceder para investigar, ampliar conocimientos y disfrutar de su lectura. Asimismo, es necesaria la incorporación de medios tecnológicos que faciliten la consulta y acerquen recursos de otro tipo, como vídeo, audio, juegos, etc. Otros objetivos a desarrollar en torno a la biblioteca escolar son:
  • Enseñar cómo funciona la biblioteca y qué material tiene disponible: sería ideal desde comienzos de curso dedicar algo de tiempo en explicar a cada grupo de alumnos, según curso o edad, cómo pueden acceder al préstamo de libros, revistas y vídeos; el uso de los ordenadores, si los hubiera, con los que podrán crear blogs de aula, revistas y periódicos escolares, vídeos, podcasts, infografías, edición de textos e imágenes, etc.
  • Información actualizada: una biblioteca puede estar repleta de libros y revistas, pero si el alumnado desconoce qué material está a su disposición, difícilmente hará buen uso de él. Crear boletines, digitales y/o en papel, mensuales o trimestrales con las novedades que se incorporan a los fondos de la biblioteca; informar a profesores y padres de las lecturas recomendadas por cursos y materias; mostrar mensualmente en un expositor títulos por rangos de edad que llamen la atención de los alumnos; realizar encuestas por cursos para averiguar cuáles son los temas o géneros que más llaman su atención (literatura, deportes, libros de conocimiento, música, arte…), para incorporarlos progresivamente.
  • Implicar a los alumnos:
    y a sus contenidos. Hacerlos responsables de la creación de boletines, carteles, de un buzón de sugerencias o de un periódico escolar, animar a los más mayores a realizar reseñas de sus lecturas. También, nombrar ayudantes bibliotecarios a los que enseñar cómo se trabaja en ella.
  • Implicar a las familias:
    , junto a padres y madres. Realizar actividades conjuntas de animación a la lectura en la biblioteca escolar como charlas, juegos, sesiones de cuentacuentos y de teatro de títeres, son una estupenda alternativa para el fomento de la lectura en la infancia, el fortalecimiento de las relaciones familiares, así como entre docentes y familias. Otra buena iniciativa es la de crear una cartilla de lectura familiar en la que anotar todos los títulos que se han leído conjuntamente en casa a lo largo del curso.
  • Crear un club de lectura: organizar grupos de alumnos y alumnas que lean un mismo libro y luego realizar una charla en común para comentar la obra y sus impresiones.
  • Organizar encuentros con escritores e ilustradores de literatura infantil y juvenil: contactar e invitar a los autores de los libros vistos en clase, o bien a aquellos que los alumnos admiren más y elijan mediante votación, supone una magnífica actividad para mostrar el proceso creativo de un libro, acercar el arte de la escritura y la ilustración a niños y jóvenes, y, sobre todo, una oportunidad única para descubrir nuevos autores y géneros que animen a la lectura en el centro.
  • Convocar certámenes: crear concursos de relatos, de poesía, de lectura en voz alta, de carteles para la biblioteca, de dibujos sobre sus historias y personajes literarios favoritos, collages y otras manualidades relacionadas con el mundo del libro…, son algunas ideas interesantes para incentivar la participación de todo el alumnado, además de fomentar y desarrollar sus dotes de escritura y de lectura.
  • Celebrar efemérides literarias del calendario: organizar actividades especiales para el Día del Libro, el Día de la Biblioteca, el Día de la Narración Oral, el Día del Teatro, el Día del Libro Infantil y Juvenil… Son muchas las fechas literarias que salpican el calendario a lo largo de todo el año y que podemos aprovechar para involucrar a niños y adolescentes. Tampoco podemos olvidar aniversarios de grandes autores y obras, que pueden servir para descubrir y acercarlos al público más joven.
  • Organizar juegos literarios: confeccionar alfabetos, un tablón o carteles de citas literarias, competiciones de búsqueda de palabras en el diccionario, dibujar portadas de libros, encontrar documentación y bibliografía sobre un tema visto en clase, juegos de adivinanzas, búsqueda de refranes, artículos de revistas, crear un programa de radio sobre libros mediante podcast…, son algunas de las iniciativas que podemos organizar para aunar aprendizaje y diversión en el espacio bibliotecario.
Enlaces de interés:
Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada